Picaresca y fraude en los seguros: El caso de los rescates en Nepal

Eran conocidas las quejas generalizadas de aseguradoras al ver como algunas agencias de senderismo y alpinismo de Nepal reclamaban a las pólizas de seguros de sus clientes por falsos rescates en helicóptero. Para justificar estos rescates, las compañías presentaban facturas falsas de amplios chequeos médicos por simples dolores de cabeza relacionados con la altitud.

Así, las ganancias habituales de las compañías locales por turista, que rondan los 1.200 dólares por practicar senderismo en la región del Everest, se disparaban si se producía algún tipo de rescate de emergencia o supuestos incidentes médicos de gravedad.

Algunas empresas llegaban incluso a servir alimentos adulterados a los turistas para que enfermasen y tuvieran que ser evacuados en helicóptero. A veces de forma consentida, recibiendo a cambio comisiones de las empresas de rescate y de hospitales o clínicas

Normalmente los cargos por rescate en la región del Everest oscilan entre 10.000 y 12.000 dólares por persona, o unos 15.000 si se encuentra en el Campamento I o Campamento II del Everest, ascendiendo hasta los 40.000 dólares si entraña peligro.

Debido a estas malas prácticas, el número de rescates en helicóptero se ha disparado hasta los 1.500 al año, frente a los 100 o 200 de hace unos pocos años, con el consecuente incremento del coste de los seguros, que se han llegado a multiplicar por ocho.

El Gobierno de Nepal a través de una comisión de investigación acaba de destapar este fraude sobre falsos rescates de turistas en el Himalaya. Ha publicado un informe donde se examinan diez compañías de helicópteros de rescate, 36 agencias de viajes y seis hospitales entre enero de 2015 y mayo de 2018.

El informe ha traído sus primeras consecuencias. La próxima temporada turística, entre septiembre y noviembre, la Policía sera la única encargada de los rescates, para poner fin a un fraude de millones de dólares que ha dañado la imagen del país.