Paul Gauguin. Autorretrato

¿A qué he llegado? A un completo fracaso. Los enemigos y la mala suerte me han perseguido sin cesar……; cuanto más avanzo más me hundo; muchas personas encuentran protección porque se manifiestan débiles y saben cómo pedir ayuda. A mí nadie me ha protegido porque me consideraban fuerte y porque he sido demasiado orgulloso.

P. Gauguin. París, 1848 – Islas Marquesas 1903

Este torturado artista, demonizado en Europa, koke en sus “pretendidos” paraísos isleños, padeció un verdadero catálogo de enfermedades. Su correspondencia privada está salpicada de referencias a sus penurias sociales y a su precaria salud. Sufrió varias enfermedades tropicales (amebiasis, malaria…) y una sífilis, que llenó de amargura sus últimos años.