Inmigración y resistencia a antibióticos ¿qué relación existe?

Un reciente estudio publicado en The Lancet Infectious Diseases alerta sobre la presencia de bacterias resistentes a los antibióticos hasta en un 25% de los inmigrantes que entran en Europa. Los países de origen de los inmigrantes estudiados incluían Siria, Afganistán, Eritrea y otros países de Medio Oriente, África y Asia. De ellos el 77% eran refugiados o solicitantes de asilo.

Los inmigrantes están expuestos a condiciones que favorecen la aparición de resistencia a los medicamentos durante su tránsito hacia los países de acogida en Europa. Se ha podido documentar un aumento de la resistencias a los antibióticos entre refugiados y solicitantes de asilo y en entornos de comunidades con un alto nivel migratorio (como campamentos de refugiados o centros de detención). Es necesario proporcionar mejores condiciones de vida y acceso a la atención médica a los inmigrantes. Así como iniciativas para facilitar la detección de resistencias así como un tratamiento adecuado durante el tránsito y en los países de acogida.

Se deben desarrollar protocolos para la prevención y control de infecciones y para la vigilancia antibiótica en todos los aspectos de la atención médica a inmigrantes. Que deben ser accesibles para todos los grupos de migrantes, antes, durante y después de la migración.

Leer estudio