Camboya. Siem Reap. Templos de Angkor.

Siem Reap, es una pequeña ciudad camboyana de donde se parte para visitar los cercanos templos de Angkor, considerados uno de los 20 destinos más alucinantes del mundo.

Un complejo arqueológico en plena selva camboyana construido en arenisca entre los siglos IX y XIII para que los disfrutaran los reyes dioses (devaraja) jemeres. Muchos de ellos prácticamente ocultos en la espesura de la jungla.

Entre los imprescindibles para visitar estarían Angkor Wat, Angkor Thom, Bayón o Banteay Srei. Aunque hay muchos más como Beng Mealea, a 70 kilómetros de los templos principales, o como Ta Prohm entre otros muchos.

Angkor Wat es el alma y uno de los principales símbolos de Camboya, núcleo de la civilización jemer, fue construido por Suryavarman II (1112-1150). Tiene 800 metros de bajorrelieves y una torre de 55 metros, que otorga al conjunto una unidad sublime. Es famoso por sus seductoras apsaras (ninfas divinas). Hay casi 2000 talladas en las paredes, cada una con un motivo único y con 37 estilos diferentes de peinado. La mezcla de espiritualidad y simetría es asombrosa.

Angkor Thom es un gran ciudad amurallada de unos 10 km cuadrados, que contiene algunos de los templos más espectaculares de la región, sombreados bajo el bosque que los cubre. Fue la última gran capital del imperio jemer. En el centro del recinto amurallado se encuentran algunos enclaves imprescindibles: Bayón, Baphuon, Phimeanakas y la terraza de los Elefantes. Son impactantes sus puertas, flanqueadas por la inmensa representación del batido del océano de leche, mito del hinduismo: 54 demonios y 54 dioses absortos en una lucha épica en plena calzada.

Bayón es el corazón de Angkor Thom, construído por Jayavarman VII, es llamado el templo de las caras. Enormes cabezas que observan desde todos los ángulos al visitante.

Beng Mealea. Un templo del que la naturaleza se ha adueñado. Se encuentra en mitad del antiguo camino angkoriano que comunicaba Angkor Tom con Prasat Bakan.

Banteay Srei. Famoso por su pequeño templo rosa, el río de los mil lingas, en Kbal Spean, y el templo del siglo XXII de Banteay Samré. A diferencia de los anteriores, no fue construido por un rey sino por un brahmán (sacerdote).

Roulos, fue la antigua capital jemer durante el reinado de Indravarman I, Harihara, en el siglo IX. Entre los templos destaca Bakong con una pirámide central flanqueada por ocho torres de ladrillo y piedra, diversos y más pequeños santuarios. El complejo, está rodeado por tres muros concéntricos.

Koh Ker, fue capital jemer y centro del imperio durante el siglo X, desde el año 928 hasta el 944. Es un extenso yacimiento arqueológico que era conocido como Lingapura (ciudad de los lingam) o Chok Gargyar. El principal monumento es Prasat Thorm, una pirámide de arenisca y de aspecto maya, con una base de 55 metros de ancho y una altura de 40 metros, cuyos siete niveles ofrecen una panorámica espectacular del bosque.

Preah Khan es un un laberinto de pasillos, sofisticadas tallas y piedras cubiertas de liquen dedicado al budismo y al hinduismo. Tiene una entrada dedicada al budismo mahayana de dos puertas iguales y los otros puntos cardinales dedicados a Shiva, Visnú y Brahma, con sus puertas cada vez más pequeñas.

Phnom Kulen, es un lugar de peregrinación, dado que fue donde Jayavarman II se proclamó devaraja (Rey Dios) en el año 802, dando lugar a la creación del reino de Camboya. Entre 1979 y 1998 fue un bastión de los jemeres rojos y durante la visita no se puede salir del camino marcado bajo ningún concepto, ya que podría haber minas todavía enterradas. En 2013 fue noticia gracias al descubrimiento de una ciudad perdida, un gran yacimiento arqueológico, que no ha sido posible excavar debido al peligro de las minas.

Ta Prohm, se caracteriza por sus torres derruidas y muros atrapados entre los brazos de un enorme sistema de raíces.