Onehealth: Malaria y ganado

Un reciente estudio identificó que la administración de ivermectina en el ganado en algunas zonas de África podría tener un impacto beneficioso reduciendo la transmisión de la malaria.

La ivermectina se ha usado durante muchos años en el ganado para controlar parásitos que viven sobre los animales (como las garrapatas) o dentro de ellos (por ejemplo, lombrices intestinales). Estudios recientes mostraron que la ivermectina también puede matar a los mosquitos que se alimentan del ganado tratado con el fármaco, convirtiéndola en una atractiva herramienta complementaria de control vectorial, particularmente en zonas de alta transmisión de la enfermedad. Es además efectiva incluso contra los mosquitos que son resistentes a los insecticidas.

Los resultados apuntan particularmente a África Occidental, bajo el Sahel, donde la prevalencia de malaria es muy elevada.

Entre los años 2000 y 2015, se estima que se evitaron 663 millones de casos de malaria en el mundo, gracias en gran parte al uso de mosquiteras impregnadas con insecticida y a la fumigación dentro de las casas. Sin embargo, estas medidas no protegen contra los mosquitos transmisores de malaria que pican de día y fuera de las casas, y que también se alimentan del ganado. Acabar con esta transmisión “residual” requiere de una estrategia que vaya más allá de las paredes del domicilio.

El estudio realizó un ejercicio de mapeo para identificar las zonas de África donde coinciden una alta prevalencia de malaria con una elevada densidad de ganado y presencia del mosquito Anopheles arabiensis, que se alimenta tanto de humanos como de ganado. Es decir, buscó identificar aquellas zonas donde el tratamiento del ganado con ivermectina tendría mayor impacto sobre el control de la malaria.

El análisis mostró que la región de África Occidental bajo el Sahel (particularmente Burkina Faso, Guinea, Benín y Togo) son las que más se beneficiarían de tratar al ganado con el fármaco. Coincide además, que es la región con mayor prevalencia de malaria en niños menores de diez años.

Aún se necesitan más estudios para evaluar si es eficaz para reducir la transmisión de malaria, aceptada por las comunidades, y rentable. Sim embargo, esta estrategia podría además ser beneficiosa para la comunidad, ya que mejora la salud del ganado.

Leer estudio completo