Septiembre 2019. Alta mortalidad entre supervivientes al brote de Ébola de Guinea

Un reciente estudio publicado en Lancet Infectious Diseases afirma que la tasa de mortalidad en el brote por el virus del Ébola en África Occidental quizá podría haberse subestimado. Al encontrar que los supervivientes podrían tener una tasa de mortalidad cinco veces más alta después de salir del hospital que la población general.

El estudio analizó a 1.130 supervivientes en Guinea Conakry del brote que afectó a África Occidental del 2013 al 2016, el más grande de ese tipo registrado. Se siguió a esos pacientes desde principios de diciembre de 2015 hasta finales de septiembre de 2016. En ese periodo, 59 fallecieron en el primer año tras el alta del hospital. Esa tasa de 5,2% fue cinco veces más alta de lo que se prevé en la población guineana general.

Los hallazgos resaltan la necesidad de fortalecer los programas de atención a supervivientes por Ébola, sobre todo a medida que aumenta el número de personas que sobreviven a la infección.

De las 59 muertes, 37 se atribuyeron inicialmente a insuficiencia renal, basándose en los síntomas que reportaron los familiares. Aunque es destacable la ausencia de documentación o autopsias para descartar otras causas de muerte. Los investigadores abren una línea de trabajo para descartar si la insuficiencia renal pudiera ser un efecto común a largo plazo en estos pacientes.

El estudio confirma que la salud de los supervivientes al ébola es altamente vulnerable, en particular entre los que sufrieron formas prolongadas de la enfermedad.

Estos resultados podrían ayudar a orientar los programas actuales y futuros para supervivientes, priorizando fondos en escenarios con pocos recursos. Por ejemplo, las personas hospitalizadas por la enfermedad durante más tiempo quizá tengan un riesgo más alto, y podrían ser un objetivo específico.

Leer estudio completo