Inmigración, Green Card y Enfermedades transmisibles.

La oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) establece que todos los inmigrantes, estudiantes y trabajadores extranjeros que quieran optar a la Tarjeta de residencia permanente en Estados Unidos, conocida popularmente como Green Card deben presentar pruebas médicas de no padecer enfermedades que el Gobierno de EEUU considera como un factor de inadmisibilidad. Estas son la gonorrea, la lepra transmisible, la sífilis y la tuberculosis clínicamente activa y transmisible.

La Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), en el Capítulo 9 además establece que los inmigrantes deberán tener las vacunas correspondientes para las siguientes enfermedades: Paperas, sarampión, rubéola, Polio, Difteria, Tosferina, Haemophilius Influenza, Hepatitis A y B, Varicela, Neumonía neumocócica, Rotavirus y Meningococo.

En el Capítulo 7 del manual se listan otros enfermedades, relacionadas con la salud mental, que podrían representar un riesgo incluso para la propia persona, además de consideraciones sobre alcoholismo y drogadicción.

Ya a principios del siglo XX, los inmigrantes a la isla de Ellis (en Nueva York) tuvieron que pasar revisiones médicas del Servicio de Salud Pública para ser admitidos en el país. El tracoma, por aquel entonces, una enfermedad ocular contagiosa, fue la causa más frecuente de exclusión médica

Estados Unidos de América