Enero 2020. Situación de la fiebre amarilla en Brasil

Durante la temporada 2019/2020, se han informado 1.087 muertes de monos con sospecha de fiebre amarilla  en Brasil, de los cuales han sido confirmadas 38 epizootias, 300 fueron descartadas, 361 permanecen bajo investigación y 388 fueron clasificados como indeterminadas, porque no fue posible tener muestras para el diagnóstico.

Las detecciones se registraron en São Paulo (3), Paraná (34) y Santa Catarina (1), lo que indica la circulación activa del virus en estos estados y el riesgo de transmisión a humanos con la llegada del verano.

Casos humanos

Durante 2019/2020, se informaron 327 casos humanos sospechosos en todas las regiones del país, de los cuales 51 (15,6%) permanecen bajo investigación. En el período, solo se confirmó un caso humano, que falleció, que ocurrió en Pará en julio de 2019; se trató de un hombre de 51 años que vivía en una comunidad indígena de Santarém.

Tendencia

La enfermedad resurgió en la Región Centro-Oeste de Brasil en 2014, progresando posteriormente por todo el territorio brasileño, llegando a zonas donde existía una baja cobertura de vacunación o donde no se recomendaba.

Como consecuencia, los mayores brotes de la historia de la fiebre amarilla silvestre en Brasil, desde que se describió este ciclo de transmisión en la década de 1930, ocurrieron en los años 2016/2017 y 2017/2018, registrando alrededor de 2.100 casos y más de 700 muertes.

En la temporada 2018/2019, la llegada del virus a Vale do Ribeira (São Paulo) allanó el camino para su entrada en Paraná (Enero de 2019) y Santa Catarina (marzo de 2019) a través de la región costera, donde produjo brotes más pequeños, en comparación con los de años anteriores. Estas áreas no habían registrado la circulación del virus durante décadas, por lo que se adoptó la recomendación de vacunación para estas poblaciones.

También ha detectado en la Región Amazónica, lo que indica la circulación activa del virus en el área endémica y el riesgo de nuevas introducciones en la Región Centro-Oeste, especialmente por la región hidrográfica Tocantins-Araguaia.

Según las previsiones, es probable que el virus se propague en el oeste de Paraná, el suroeste de Santa Catarina y la estado de Rio Grande do Sul.

Fuente

Fiebre amarilla

Brasil