Pequeña clase de Virología Coronaviral (I parte) por el Dr. Fernando Fariñas

Para los que estén aburridos de ver pelis en Netflix y tenga ganas de leer algo aún más aburrido.

  • Cuando un virus ARN se replica dentro de una célula infectada, produce con facilidad mutantes. Estos mutantes pueden tener una mayor, menor o nula ventaja con respecto al virus o cepa de la que provienen.
  • Muchos virus ARN como el HIV o la gripe generan este tipo de mutaciones, por lo que es más complicado luchar frente a ellos con antivirales o vacunas, dada su capacidad de cambiar y poder generar mutantes que puedan hacer inefectivos estos tratamientos y/o vacunas.
  • En el caso de los coronavirus, diversos estudios indican que, a diferencia de otros virus ARN como los ya mencionados, su actividad correctora de errores o de generar mutaciones tan drásticas, es menor. Según estos estudios, se estima que su tasa de error puede ser entre 15 y 20 veces menor que la de esos otros virus.
  • A través de un proceso de selección natural (aunque esto le siente fatal a los anti-darwinistas), lo normal es que se favorezca a los mutantes que se multipliquen y transmitan mejor en la especie hospedadora. Eso no significa que estos mutantes sean necesariamente peor o más letales. Como ocurre con otros virus, lo frecuente es que en este proceso de mutación y selección al final se impongan los mutantes menos agresivos, menos letales, ya que lo que menos “desea” un virus es acabar con su hospedador, limitando su propia perpetuación y persistencia en la naturaleza.
  • Este proceso de atenuación de la virulencia, acompañado del aumento de la inmunidad existente en la población, probablemente reducirá el impacto futuro del virus.
  • En relación al SARS COV-2, algunos estudios sugieren que ya se están seleccionando las variantes menos virulentas, pero aún es pronto para poderlo afirmar con certeza. De las cientos de cepas estudiadas hasta ahora, se han detectado más de 100 cuasiespecies (mutantes), sin repercusión en una capacidad letal mayor, sino algunas de ellas menos virulentas.
  • Las medidas de contención que se están empleando, con millones de personas en cuarentena, no tienen precedentes en la historia y probablemente están ejerciendo una gran presión selectiva sobre el virus.
  • Lo deseable es que se consiga su total erradicación de nuestra especie, o al menos que se convierta en un virus respiratorio circulante “menor”. Mientras tanto, se trabaja a destajo en varias posibles vacunas que sin duda disminuirán su impacto.

Son leyes naturales de los virus. Espero no equivocarme pero tal como van las investigaciones, creo que pronto tendremos la primera vacuna. También puede ser que para cuando esta vacuna esté, la pandemia ya esté en su fase regresiva. Mientras tanto MEDIDAS DE CONTENCIÓN EPIDEMIOLÓGICA y, por favor, ser RESPONSABLES a la vez que anti-alarmistas.

La principal población diana a proteger son nuestros mayores y aquellas personas de riesgo, por tener una inmunidad menos capaz (inmunocomprometidos). Aclarar que estos grupos son y serán siempre nuestra diana para este virus y cualquier otro agente patógeno antiguo o nuevo. En el caso del coronavirus, los niños no entran dentro de esta población diana de especial preocupación. Y tendremos que estudiar por qué razón los “peques” son menos susceptibles, aunque algo nos “olemos”.

Buen fin de semana y MUCHA FUERZA Y ÁNIMO para tod@s aquell@s que están en la primera línea de fuego.

 

Por el Dr. Fernando Fariñas Guerrero