Artículo. Factores de mal pronóstico en la infección por COVID19

Publicado un estudio que trata de identificar las características más comunes de 85 pacientes que murieron por el COVID-19 en Wuhan, China, en las primeras etapas de la pandemia.

Los pacientes procedían de 2 hospitales (Hanan Hospital y Wuhan Union Hospital) y fallecieron entre el 9 de enero y el 15 de febrero de 2020 en Wuhan, en la provincia china de Hubei, epicentro inicial del brote de COVID-19.

El mayor número de muertes en esta cohorte fueron hombres mayores de 50 años con enfermedades crónicas no transmisibles que incluían hipertensión, enfermedad coronaria y diabetes.

La mediana de edad de estos pacientes fue de 65.8 años. El 72.9% eran hombres. Los síntomas más comunes que presentaron fueron fiebre, dificultad para respirar (disnea) y fatiga. La hipertensión, la diabetes y la enfermedad coronaria fueron las comorbilidades más comunes.

Además un 80% por ciento de los pacientes tenían recuentos muy bajos de eosinófilos (células que se reducen en infecciones respiratorias graves) al ingreso. Las complicaciones incluyeron insuficiencia respiratoria, shock, síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) y arritmias cardíacas, entre otras. La mayoría de los pacientes recibieron antibióticos, antivirales y glucocorticoides (tipos de esteroides). Algunos recibieron inmunoglobulinas intravenosa o interferón alfa-2b. La efectividad de medicamentos como antivirales o agentes inmunosupresores contra COVID-19 no se conoce completamente.

Quizás la observación más relevante de este estudio es que, si bien los síntomas respiratorios pueden no desarrollarse hasta una semana después de la presentación de la infección, una vez que lo hacen puede haber una disminución rápida, como lo indica la corta duración entre el momento del ingreso y la muerte (6,35 días en promedio) en nuestro estudio.

Según sus hallazgos, la eosinofilopenia (niveles anormalmente bajos de eosinófilos en la sangre) puede indicar un mal pronóstico. Los científicos también señalaron que el inicio temprano de la disnea puede usarse como un síntoma a tener en cuenta en la observación. Además, observaron que la combinación de medicamentos antimicrobianos (antivirales, antibióticos) no ayudó significativamente a estos pacientes. La mayoría de los pacientes estudiados fallecieron por fallo multiorgánico .

La genética puede desempeñar un papel en la respuesta a la infección, y el curso de la pandemia puede cambiar a medida que el virus también muta. Dado que esta es una nueva pandemia que cambia constantemente, creemos que la comunidad médica necesita mantener una mente abierta a medida que se realizan más y más estudios.

 

Leer estudio completo (American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine de la American Thoracic Society)

Coronavirus COVID-19