¡Volveremos a viajar! De momento más de 16.000 aviones están en tierra

Según datos de la consultora Cirium, en estos momentos de colapso casi total y disminución de la demanda aérea por el COVID-19, más de 16.000 aviones de pasajeros están en tierra.

Las restricciones operativas y de movilidad establecidas por casi todos los gobiernos del mundo han provocado que la cifra de aviones en servicio sea inferior a 7.000, la más baja en 26 años. Europa es la región con mayor número de aeronaves inactivas.

De esta circunstancia se derivan algunos retos como la gestión del almacenamiento a gran escala de la flota inactiva. Encontrar un espacio para dejarlas mientras no pueden volar y preservarlas en condiciones óptimas para reanudar operaciones es complicado y ejerce una gran presión económica sobre las compañías.

Estos días podemos ver aeronaves aparcadas en lugares tan insólitos como el interior de Australia o el desierto de Mojave en los Estados Unidos. También los aeropuertos se han convertido en improvisados aparcamientos de aviones.

Ante todo, seguridad aérea para la vuelta

Los aviones que no operan requieren de una minuciosa rutina de mantenimiento, trabajo y cuidados, tales como conservar sus sistemas hidráulico o de control de vuelo, evitar con sellados que las aves o los insectos aniden o proteger las cabinas del sol, cuya radiación puede causar daños en el interior y la tapicería de los asientos.  Tareas fundamentales que garantizarán la seguridad aérea a la vuelta.

 

¿Redefinimos como será viajar tras el COVID-19? ¿Nos ayudas?

Salud y viajes en avión