6 verificaciones que tienes que hacer para que no te cuelen fake news

Las fake news no son algo nuevo. Los bulos y las noticias falsas han existido siempre. Ya sean exageraciones o, directamente, invenciones, podemos encontrar este tipo de rumores extendiéndose mirándonos desde la antigua Roma y si no, que se lo digan a Nerón, que estaba tranquilamente en Antium mientras había quien aseguraba que tocaba plácidamente la lira mientras veía la ciudad ardiendo en llamas.

Tampoco son algo propio o exclusivo de las redes sociales. En la nebulosa de mi memoria recuerdo recibir emails afirmando que nunca se había llegado a la luna en el principio de los tiempos de los emails a mediados de los años 90.

Lo que sí han hecho las redes sociales es visibilizar y popularizar estos bulos hasta el punto de que en ocasiones es complicado saber cuándo se murió Umberto Eco o Miliki, a quienes matan cada año varias veces, a pesar de que ambos fallecieron hace varios años ya.

La forma de evitar que los bulos se propaguen es rompiendo las cadenitas de distribución. Es difícil, pero se puede conseguir. Lo importante es poder comprobar que, efectivamente, estamos ante un bulo, porque a veces, resulta casi irresistible picar.

Yo sigo un patrón en 6 pasos:

Instinto básico

Si el instinto te dice que puede ser una noticia falsa, tiene muchas probabilidades de que lo sea. Para comprobarlo, puedes seguir el resto de pasos que explico a continuación. Sabes que tu instinto te está hablando cuando dudas por dos segundos sobre la credibilidad de lo que lees. Si es así, comprueba antes de compartir.

Comprueba la fuente

¿El medio es de fiar? Y no me refiero a que me guste leer las noticias con el tamiz de tal o cual sesgo ideológico.
¿Es un medio satírico? Hay noticias que no es que sean falsas, es que son bromas y como tales hay que leerlas. He visto poner el grito en el cielo por noticias de El Mundo Today, que es, evidentemente, un medio que utiliza la sátira y la ironía.
¿Es un blog personal? Que no digo que todos los blogs personales distribuyan noticias falsas pero pueden estar escribiendo su opinión sobre un tema concreto y habría que comprobar las fuentes originales, si es que hablan de ellas.
¿Quién firma el artículo? La persona que escribe puede ser también fuente de nuestro escrutinio por su capacidad para escribir sobre un determinado tema con solvencia.

He visto noticias falsas en medios de comunicación tradicionales de todos los colores. En algunos casos porque “se las han colado” a ellos también y en otros por un poquito de sesgo, en fin, es importante educarse en reconocer estas cosas. Hasta revistas tan prestigiosas como Nature o sistemas tan supuestamente robustos como el peer review se han visto envueltas en escándalos de noticias falsas. También estamos viendo en estos últimos tiempos que hay estudios científicos que se están publicando y viralizando sin peer review (porque el sistema supone mucho tiempo, demasiado y no hay tiempo o, mejor dicho, hay prisa). Y si no se revisa y se da por bueno, puede que no sea tan bueno, por mucho que lo diga un investigador concreto.

El titular

Los titulares de las noticias falsas suelen ser irresistibles. Si no lo fueran, la gente no los compartiría. Forma parte de su éxito. A veces la verificación pasa por leer la noticia más allá de su titular.
Hace años que hago un ejercicio y es, cada vez que hago clic, muchas veces después de haberlo hecho presa de ese ataque de irresistibilidad, me pregunto ¿por qué he clicado? ¿Qué era tan irresistible? Pregúntatelo tú también.
Y la derivada es que muchas veces el titular no tiene mucho que ver con la noticia. El otro día mismo estaba leyendo una noticia en la que el titular hablaba de hechos consumados con respecto a las recomendaciones para este próximo verano de nueva normalidad y, sin embargo, el interior era un diálogo en el que había más incertidumbre que certeza. Ojo con quedarnos solo con el titular.

Fecha de publicación

Si nos enfrentamos a una noticia, la fecha de publicación es la verificación básica. Una muerte de un personaje conocido, unos gatitos que hay que adoptar para que no los maten o una publicación sobre SARS-CoV2. Lo primero es mirar cuándo se ha publicado, porque dependerá de la fecha será actualidad o habrá que poner la noticia en barbecho hasta hacer un par de verificaciones más.
Si la noticia tiene años o meses o incluso semanas (si hablamos de una infección), quizá no esté del todo actualizada o quizá haya sido desmentida o quizá haya alguna novedad que la invalide.

Busca en Google

Tras comprobar la fecha, podemos buscar en Google (o en tu buscador favorito). ¿Hay otras noticias que hablan de lo mismo? ¿No? ¿Solo hay una persona en todo el mundo que esté compartiendo esa información? ¿No te parece rarísimo?

Lenguaje

Si te suena raro, como un lenguaje artificial, con alguna expresión que no te suene natural, quizá hayan utilizado un traductor automático para traducirlo de otro idioma. Muchas veces los bulos se propagan desde otros países, la verdad es que no se me ocurre qué finalidad puede tener esto. Seguro que es una cadena.

Y si todo lo anterior falla y sigues dudando, puedes preguntarnos, consultar con alguien o mirar alguna de estas webs:

Maldita.es

BBC. Guía básica para identificar noticias falsas.

BBC Academy. Cómo reconocer las noticias falsas.

Myth busters, de la OMS. (en inglés).

Guía de la Policía Nacional para evitar ser manipulados por las fake news.