Junio 2020. Vertido contaminante en el Ártico, Norilsk, Rusia

Autoridades de Rusia han decretado el estado de emergencia tras producirse una catástrofe ecológicaen una central termoeléctrica en Norilsk, en el Círculo Polar ártico el pasado 29 de mayo.

Se produjo el vertido de unas 20.000 toneladas de combustible diésel al romperse un deposito de la central. 6.000 se derramaron sobre la tierra y 15.000 toneladas acabaron en ríos.

La extensión del derrame de carburante ya ha alcanzado los ríos Ambárnaya y Daldikán, que de por sí muy contaminados por otros vertidos anteriores de la industria del níquel.

La central pertenece a la compañía energética Norílsko-Taimírskaya (NTEK), filial del poderoso Norilski-Níkel, el mayor productor mundial de níquel y paladio.

Ahora el agua de estos dos ríos tienen el agua teñida de color púrpura. Según Greenpeace este accidente sería el primero de tal magnitud en el Ártico y equiparable al derrame del buque cisterna “Exxon Valdez” ocurrido hace tres décadas frente a las costas de Alaska.

Curiosamente el día 5 de junio celebrábamos el día del medio ambiente.

Rusia

Contaminación