Ataques de tiburones en el 2019

Por TOÑO MAÑO. colaborador de la Fundación io y autor del blog tiburones en Galicia

El informe 2019 del ISAF (Archivo Internacional de Ataques de Tiburón), de la Universidad de Florida analizó un total de 140 incidentes entre tiburones y personas ocurridos a lo largo del 2019, de los cuales solo 64 fueron considerados claramente como ataques no provocados, es decir, interacciones ocurridas en el medio natural (no en piscinas o tanques de acuario) en las que no hubo ningún tipo de provocación por parte de la víctima*. Son 18 casos menos que la media anual de los últimos 5 años, que se sitúa en 82. Aquí tenéis las cifras:

  • 64 ataques no provocados. 2 menos que en 2018.
  • 2 personas fallecidas. La mitad que durante el año anterior. Los desgraciados accidentes ocurrieron uno en las Bahamas y el otro en la isla de Reunión. Hubo 3 fallecidos más en circunstancias muy dudosas.
  • Distribución de los incidentes.
    • Los EE.UU, siguiendo la tradición, es el país donde más incidentes se han registrado, con un total de 41 (9 más que en 2018): 21 en Florida, 9 en Hawái, 3 en California y en Carolina del Norte, y 1 en los estados de Georgia, Oregón, Rhode Island, Carolina del Sur e Islas Vírgenes. Significativamente, no hubo ni una sola muerte.
    • En Australia se registraron 11 incidentes, 9 menos que el año anterior. Según el Australian Shark Attack File fueron 6 en Queensland, 4 en Nueva Gales del Sur y 1 en Australia Occidental (el ISAF habla de 4 en Queensland y 6 en Nueva Gales del Sur, alguien se ha hecho un lío).
    • En Sudáfrica se produjeron 2 ataques no provocados, otros dos en las Bahamas y uno en cada uno de las siguientes regiones del mundo: Canarias, Caribe, Cuba, Guam, Israel, México, Nueva Caledonia, Polinesia Francesa y Reunión.
  • Tipología de las víctimas.
    • Como es obvio, habida cuenta del tiempo que pasan en el agua en zonas tan sensibles como las rompientes, los surfistas y demás practicantes de deportes de tabla son el colectivo más expuesto a este tipo de desafortunados encuentros con tiburones: han sido coprotagonistas involuntarios en nada menos que el 53% de incidentes.
    • En cuanto al resto, el 25% de las víctimas fueron nadadores y bañistas; el 11%, practicantes de snorkel y apnea; 8% body-surfers, y el 3% submarinistas.

Los datos son testarudos. Un año más vienen a demostrar que los tiburones no son bichos sanguinarios dispuestos a triturar personas a la mínima que uno deja una pata en el agua. Pero son un excelente reclamo para rellenar espacios y de paso aumentar la audiencia de telediarios y periódicos, sobre todo cuando se acerca el verano. Muchos (demasiados) periodistas demuestran ser más testarudos que las cifras y siguen entregados al más rastrero sensacionalismo con el objetivo de ganar un par de lectores más mintiendo sobre estos animales: si la realidad dice otra cosa, peor para la realidad.

Puedes seguir leyendo este artículo en la web tiburones en Galicia

 

* 41 incidentes fueron calificados de «ataques provocados«. Se consideran ataques provocados aquellas situaciones en las que es la persona quien consciente o inconscientemente desencadena una reacción agresiva en el tiburón. Por ejemplo al desengancharlo de una red o anzuelo, al querer tocarlo, acariciarlo o darle de comer, en situaciones de pesca con arpón, etc.
De los restantes 35 incidentes investigados y descartados, 12 fueron situaciones en las que el tiburón mordía el casco o el motor de una embarcación; otro fue un caso de mordeduras postmortem; otro más implicó a un buceador dentro de un acuario. Tres supuestos «ataques» fueron muy posiblemente obra de especies distintas del tiburón; en otros 9 si intervinieron tiburones, pero fue imposible conocer las circunstancias exactas para determinar si fueron provocados o no provocados. Finalmente, hubo 9 casos no confirmados.

 

Tiburones y viajes