Libro. El último tren a la zona verde de Paul Theroux

Hace ya una década, Paul Theroux narraba su épico viaje por tierra desde El Cairo hasta Ciudad del Cabo, y nos ofrecía una visión privilegiada del África moderna. Ahora regresa para descubrir cómo han cambiado en estos años tanto él como el continente africano. Entre townships y safaris a lomos de elefantes, entre paraísos naturales, tradiciones perdidas y zonas devastadas por la guerra y la avaricia desmedida de sus gobernantes, el autor parte de Ciudad del Cabo, se dirige al norte a través de Sudáfrica y Namibia, y se adentra en Angola para tropezarse con un entorno cada vez más apartado de las rutas turísticas y de las esperanzas de los movimientos poscoloniales de independencia.

Hace mucho tiempo, en el periodo de más libertad de mi vida, trabajé como maestro en África durante seis años. Después había vuelto al continente de vez en cuando, en ocasiones con estancias de meses. Navegué por media docena de grandes ríos, recorrí las estribaciones de los montes de la Luna y crucé el lago Victoria. Viajé desde El Cairo hasta Ciudad del Cabo. Fraternicé y trabajé con angonis, bagandas, nubios, karamonjongs, watutsis, wagogos, masáis, zulúes, kikuyus, los senas de Lower River, los pigmeos batwa del bosque de Ituri y muchos más”, escribe para describir su intensa relación con el continente.

Todos esos recuerdos no le llevan, sin embargo, a trazar un retrato idealizado o nostálgico de África: describe un continente estancado en la miseria y la desigualdad, en el que el turismo es a la vez una maldición y una bendición, y que se enfrenta a nuevas formas de viejas guerras, peligros renovados como el que representa el grupo yihadista Boko Haram.

Este libro es mucho más que un viaje. En cierta medida, Theroux lo utiliza para despedirse de África, ya que está escrito desde la sensación de que tal vez no le queden energías para realizar otro recorrido similar. Y, en ese sentido, trata de reflejar en él toda una vida de sabiduría viajera, de cruces de fronteras, de encuentros inesperados con el otro, de paisajes y ciudades que muestran la inagotable diversidad del mundo. El libro está lleno de historia, de referencias literarias —recuerda una maravillosa frase del gran libro de Rebecca West sobre los Balcanes, Cordero negro, halcón gris: “A veces es muy difícil saber la diferencia entre la historia y el olor de una mofeta”—. Pero, ante todo, ofrece una mirada sobre lo que significa viajar, escrita por un autor que ha recorrido prácticamente todo el mundo. Explica, por ejemplo, que no se puede conocer una ciudad desde su centro, que siempre hay que acudir a su periferia.

Autor

Paul Theroux, pertenece a la estirpe de los grandes narradores de viajes anglosajones que, como Graham Greene, Paul Bowles, Patrick Leigh Fermor o Peter Matthiessen, han creado un universo literario propio, a veces a través de la novela y otras de la no ficción, pero siempre perfectamente reconocible.

Autor de importantes novelas como La costa de los mosquitos, La calle de la Media Luna o la reciente En Lower River, de una celebrada y dura biografía del arisco premio Nobel V. S. Naipul, Theroux (Medford, Massachusetts, 1941) es sobre todo un autor de inmensos libros de viajes, un escritor cosmopolita que ha recorrido el mundo y lo ha contado a través de relatos vívidos y evocadores como Las columnas de Hércules —un recorrido por el Mediterráneo que ahora cobra más actualidad que nunca—, Las islas felices de Oceanía, El Tao del viajero o En el gallo de hierro, El viejo expreso de la Patagonia y El gran bazar del ferrocarril, tres clásicos del subgénero de la literatura de viajes ferroviaria.

Ficha técnica

ISBN: 978-8420410814
Fecha publicación: junio 2015
Edición: 
Idioma: Castellano
Páginas: 360
Editorial: Alfaguara
Precio: 18,90 €