Anopheles stephensi, un nuevo vector de la malaria pone en riesgo a África

A diferencia de los mosquitos africanos conocidos transmisores de la malaria (principalmente Anopheles gambiae) que prefieren picar a los humanos cuando refresca por la noche, al Anopheles stephensi, un mosquito originario de Asia y particularmente adaptado al medio urbano, le gusta picar por la tarde, cuando todavía hace calor. Circunstancia que haría que las mosquiteras sean menos efectivas.

Este hecho puede hacer que decenas de millones de habitantes de ciudades africanas están amenazados por esta nueva especie invasora en el continente.

Hasta ahora, la malaria se concentraba principalmente en áreas rurales. Un nuevo estudio mapea la expansión del Anopheles stephensi en África. La única especie que ha logrado penetrar en áreas urbanas centrales. En 2012 provocó el primer brote en Djibouti, donde la malaria apenas existía. Desde entonces se ha descrito su presencia en en Etiopía, Sudán y otros lugares del continente.

Anopheles stephensi ha aprendido a aprovechar los depósitos de agua de las ciudades, en los que se cuela por los orificios más pequeños para depositar sus huevos, sobre todo en los de cemento y ladrillos.

El trabajo utilizó un modelo para predecir aquellos lugares de África donde el ambiente era más propicio para la introducción de este mosquito: lugares con alta densidad poblacional, donde hace calor y, por supuesto, con suficiente lluvia. El estudio concluye que 44 ciudades estárían altamente adaptadas al insecto, exponiendo a 126 millones de africanos a un mayor riesgo, principalmente en la región ecuatorial. El 40% de las personas que viven en zonas urbanas podrían de repente ser vulnerables y contraer malaria.

Leer estudio completo

Anopheles

Malaria