16 octubre, 2023

Octubre 2023. Informe RENAVE sobre Campylobacter en España

La Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica de España (Renave), perteneciente al Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, ha publicado el último informe epidemiológico sobre la situación de la campilobacteriosis en España, con datos hasta 21 se septiembre de 2023.

 

En 2022 catorce CCAA y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla notificaron 20.817 casos de campilobacteriosis (incidencia acumulada de 59,16 casos por 100.000 habitantes), de los que 20 casos fueron importados.

 

En el año 2022, las CCAA de Andalucía, Islas Baleares y Galicia no notificaron campilobacteriosis a la RENAVE. Además, Andalucía e Islas Baleares tampoco notificaron en el periodo 2017-2021; País Vasco no notificó en 2020, Cantabria no notificó en 2019, Murcia se incorporó a la vigilancia de esta enfermedad en el año 2020, Galicia notificó datos agregados por año correspondientes a 2019 y 2020 y Asturias notificó los casos de los años anteriores no incluidos en informes epidemiológicos previos.

 

Las Incidencias Acumuladas (IA) más elevadas se observaron en Navarra (con 154,1 casos por 100.000 habitantes) seguida da País Vasco (IA de 121,4), Comunidad Valenciana (IA de 90,1) y Cantabria (IA de 89,2). Las incidencias acumuladas más bajas se notificaron en la ciudad autónoma de Melilla (que notificó cero casos), en La Rioja (IA de 17,7) y Aragón (IA de 19,8)

 

 

No se observa estacionalidad aunque los meses con un mayor número de casos de campilobacteriosis fueron mayo y agosto (alcanzando el pico de 1885 casos) mientras que en enero se registraron las cifras más bajas

 

En 2022 las IA fueron superiores para los hombres respecto a las mujeres (70,01 vs 48,76). La razón de incidencias hombre/mujer fue de 1,43. En todos los grupos de edad los hombres presentaron IA más elevadas. Para ambos sexos las IA más altas correspondieron a los menores de 5 años

 

Se notificaron 12 defunciones en 2022, con una edad media y mediana de 78 años (SD=11,23; RIC=18). Se notificó un 7,73% de casos hospitalizados

 

Teniendo en cuenta sólo los casos en los que el agente etiológico se ha identificado a nivel de especie, se estima que aproximadamente el 85,5% (IC95% 84,9-86,1%) de los casos fueron causados por C. jejuni y el 14,1% (IC95% 13,5%-14,7%) por C. coli.

 

Para los antibióticos empleados como primera línea en el tratamiento de las gastroenteritis agudas de etiología bacteriana, se observa un mayor porcentaje de aislamientos resistentes en C. coli respecto a C. jejuni para todos los antibióticos excepto en ciprofloxacino y amoxicilina/ácido clavulánico (AMC). Para AMC el porcentaje de aislamientos resistentes aumentó considerablemente en 2022 respecto a los años previos y especialmente en C.jejuni, alcanzando un valor de 18,7% de aislamientos resistentes. Aun así, tal y como se venía observando durante los años previos, los mayores niveles de resistencia se obtuvieron, para ambas especies, en ciprofloxacino y tetraciclina, con valores por encima del 85% y el 75% respectivamente, superando el 90% de resistencia a tetraciclina en C.coli. En 2022 se notificó una resistencia a eritromicina de en torno al 8% para C. coli y del 0,5% para C.jejuni, siendo el antibiótico con mayor porcentaje de aislamientos sensibles para ambas especies.

 

En 2022 nueve CCAA notificaron un total de 38 brotes que causaron 282 casos, de los que 7 requirieron hospitalización. La Comunidad Valenciana notificó 8 brotes, Castilla La Mancha y Madrid notificaron 7 brotes cada una, Andalucía y Murcia notificaron 5 brotes cada una, Castilla y León notificó 3 brotes, y Aragón, Canarias y Navarra notificaron 1 brote cada una. Hubo 19 brotes con 2 casos, 16 brotes afectaron a entre 3 y 9 personas, hubo un brote con 17 escolares afectados y asociado a transmisión alimentaria, otro brote con 50 afectados en una residencia de mayores, y un gran brote de 107 afectados vinculado a transmisión hídrica. El ámbito en el que ocurrieron la mayoría de los brotes fue el hogar, con 20 brotes; seguido de los restaurantes y bares, con 8 brotes, a los que se suman un brote asociado a comida a domicilio y otro en un picnic entre amigos; además del brote en una escuela, el brote en la residencia de mayores, otro brote en otro centro no especificado, dos brotes en áreas geográficas concretas (el brote de transmisión hídrica y un brote de transmisión alimentaria asociado al consumo de carne) y; 3 brotes para los que no se especificó el ámbito. El principal mecanismo de transmisión fue el alimentario (25 brotes), siendo la carne de pollo el alimento más frecuentemente asociado al brote.

Además, hubo cinco brotes por transmisión persona a persona, todos ellos ocurridos entre familiares convivientes; el brote de transmisión hídrica ya mencionado y, para el resto, no se pudo especificar el mecanismo de transmisión concreto.

 

El número de casos notificados en España en 2022 fue similar al del año anterior, manteniendo cifras similares a las de 2019. Para todos los grupos de edad se observaron IA más elevadas en hombres respecto a mujeres, siendo el grupo de edad con las IA más elevadas, para ambos sexos, el de los niños menores de 5 años, tal y como se observa en otros países de nuestro entorno, aunque puede estar influenciado por un sesgo en el diagnóstico, pues en estas edades se realiza un mayor esfuerzo en el diagnóstico etiológico de las gastroenteritis. Más de la mitad de los brotes notificados ocurrieron en el ámbito familiar, seguido de establecimientos de restauración colectiva (restaurantes, campings, residencias de mayores, escuelas), que ocasionaron brotes con un mayor número de afectados, además de un gran brote de transmisión hídrica, que no suele ser habitual para la campilobacteriosis.

 

Riesgos locales España

 

Leer informe completo

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donación Fundación iO

DONAR