13 febrero, 2023

Febrero 2022. Casos de Vacas Locas en Europa

Durante la primera semana de febrero se han reportado en Europa dos casos de Encefalopatía Espongiforme Bovina (BSE por sus siglas en inglés), más conocida como enfermedad de las vacas locas. Más concretamente, uno ha sido notificado en una vaca de 8 años en Holanda y otro en una vaca de 22 años en Galicia (España).

La Encefalopatía Espongiforme Bovina es una enfermedad infecciosa zoonótica, producida por priones, que son proteínas que sufren un plegamiento anormal de su estructura y se convierten en patológicas. Estas proteínas producen que el animal tenga trastornos motores y de comportamiento, teniendo un desenlace fatal, debido a que el sistema nervioso del animal se encuentra afectado y se descompone. Entre los animales se transmitía a través de los piensos que estaban hechos con harinas de restos de animales contaminados. El modo en que se transmite a las personas es mediante el consumo de carne de animales que padecen la enfermedad. En las personas provoca una enfermedad neurológica mortal conocida como Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

A diferencia de la variante que provocó una epidemia a finales de los años 80, se trata de dos casos de Encefalopatía Espongiforme Bovina Atípica. Esta es una variante rara que se da de manera espontánea en vacas mayores y no se conoce la causa. Los animales no han entrado en la cadena de distribución alimentaria, por lo que no ponen en peligro la seguridad alimentaria. Por otro lado, no se conoce ningún caso en humanos de esta variante, por lo que las autoridades sanitarias han declarado que actualmente no existe un riesgo para la salud pública.

Como medidas preventivas las autoridades holandesas han hecho un muestreo y una separación de todos los animales que se han estado alimentando, son descendientes o han convivido con la vaca infectada, y se las ha sacrificado, a pesar de no presentar ningún signo clínico, como medida cautelar para determinar si tenían BSE y a continuación se han eliminado.

 

Mientras tanto, en España las autoridades sanitarias gallegas se mantienen en alerta ante posibles casos. En ambos países se había dado
previamente esta variante de encefalopatía espongiforme bovina en vacas de edad elevada.

 

El problema de esta enfermedad es que no existe ningún método de diagnóstico que se pueda aplicar en animales vivos y tampoco existe ningún tratamiento.

 

Fuentes:

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donación Fundación iO

DONAR