26 April, 2021

Angiostrongylus cantonensis en Mallorca

En la década de 1930 se describió por primera vez, en Guangdong, un gusano que parasitaba el pulmón de las ratas. Desde entonces, ha infectado a miles de personas en más de 30 países del mundo y hoy amenaza con establecerse en Europa. Se podría escribir un libro entero explicando el increíble proceso de expansión del Angiostrongylus cantonensis; el principal agente causal de la meningitis eosinofílica en humanos.

 

Se sabe que, a mediados del siglo pasado, este parásito habitaba, además de en Asia y Australia, en las paradisiacas islas de los océanos Índico y Pacífico. Poco a poco, el parásito fue migrando hacia Occidente, pasando por Egipto e India, hasta llegar a las Américas en 1980.

 

Posiblemente, fue transportado en embarcaciones que cruzaban el Pacífico por los lazos políticos que unían a Cuba con Laos, Vietnam y Camboya. Años después llegaría al sur de Estados Unidos. En la década de 1990 alcanzaría las islas del Caribe y, a inicios de este siglo, empezaría a expandirse por Sudamérica.

 

Aunque en el año 2010 fue identificado en Tenerife, todavía parecía muy lejana su entrada en Europa, pues los fríos inviernos del continente parecían que podrían limitar la expansión de esta especie tropical. Sin embargo, en el año 2018 se fue detectado en Mallorca. Ese año llegaron al Consorcio de Recuperación de Fauna de las Islas Baleares (COFIB) erizos con signos de afección neurológica: parálisis, flacidez muscular y movimientos erráticos. Un cuadro discapacitante del que finalmente no se recuperaron.

 

Investigadores de la Universitat Illes Balears en colaboración con el centro de recuperación de fauna balear COFIB iniciaron la búsqueda del parásito en la fauna silvestre de Mallorca. Las necropsias de su sistema nervioso mostraron que los erizos estaban parasitados. El análisis de ADN no dejó lugar a dudas: se trataba de la primera detección del parásito en la región templada del continente. Para mayor sorpresa, se encontró una hembra con huevos, lo que abrió nuevos interrogantes científicos sobre el rol de los erizos en la transmisión.

 

En la actualidad, investigadores de instituciones internacionales están colaborando para conocer más de este parásito. Los erizos se han convertido en valiosos centinelas que alertan de su presencia en esta parte del mundo. Los hospitales de Baleares incluyen a la neuroangiostrongiliosis dentro del diagnóstico diferencial de las meningitis. Además, se está trabajando para proteger las granjas de caracoles del Mediterráneo.

 

La extraordinaria capacidad de infectar todo lo que se encuentra a su paso ha convertido a A. cantonensis en una suerte de “parásito promiscuo,” un puzzle científico de infinitas piezas.

 

Este hallazgo en Baleares, ha puesto de manifiesto la valiosa labor de la detección temprana de patógenos emergentes y la forma de trabajo multidisciplinar, bajo el enfoque One Health.

 

¿Cómo protegerse? Se debe informar a la población (sobre todo a los niños) de las medidas para protegerse, que fundamentalmente son tres:

1. Evitar que los niños jueguen con caracoles o babosas.
2. Eliminar roedores, caracoles y babosas de las casas e impedir su entrada en depósitos de agua.
3. Lavar bien los vegetales y revisar que no haya restos de estos gasterópodos en aquellos que se coman crudos.

 

Angiostrongylus

 

Imágenes: depositphotos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Donación Fundación iO

DONAR