Un equipo de científicos ha detectado genes de resistencia a los antibióticos en el suelo de un grupo de islas remotas del Ártico (Kongsfjorden región de Svalbard). Un hallazgo que ilustra la relevancia de esta amenaza global y lo rápido de su expansión global.

Entre los genes encontrados se encontraba el blaNDM-1 (metalo beta-lactamasa-1 de Nueva Delhi), que confiere resistencia a una amplia variedad de antibióticos y se ha asociado con patógenos bacterianos altamente resistentes e infecciones severas y resistentes a múltiples fármacos.

El gen blaNDM-1 se descubrió por primera vez en un paciente tratado en un hospital de la India en 2008 y posteriormente en aguas superficiales del país. Desde entonces, se ha extendido a los hospitales en más de 70 países.

Leer artículo