10 mayo, 2021

¿Ratas como reservorios de leishmaniosis en ciudades?

La leishmaniosis sigue siendo motivo de precocupación sobre todo en las zonas donde presenta una mayor incidencia, como es el caso de la cuenca mediterránea. Ahora un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Valencia, analiza los reservorios y su papel fundamental en la transmisión de Leishmania infantum en áreas urbanas de distintos escenarios: Europa (la cuenca del Mediterráneo), Sudamérica (Brasil) y el Subcontinente Indio. 

Concretamente, en la cuenca mediterránea, los autores exponen una larga lista de potenciales reservorios que se consideran fuente indirecta de transmisión. Además de los animales domésticos (perros y gatos), varios mamíferos salvajes (roedores, mustélidos, herpéstidos, cánidos salvajes, así como liebres y conejos).

 

El trabajo plantea la hipótesis de que las poblaciones silvestres podrían mantener la circulación de parásitos en áreas endémicas sin perros, lo que sugiere que la existencia de este ciclo de transmisión rural/silvestre está vinculada al ciclo urbano.

En particular, las ratas negras (Rattus rattus), los conejos salvajes y las liebres podrían contribuir a mantener la circulación de L. infantum en algunas áreas del sur de Europa. Esta afirmación probablemente sea cierta en áreas rurales/silvestres, sin embargo, en áreas urbanas el mantenimiento del ciclo de vida de L. infantum, además de por los perros, probablemente se deba, no a la transmisión indirecta de los mamíferos silvestres sino a la transmisión directa de los sinantrópicos.

 

¿Ratas como reservorios de leishmaniosis?

 

Un estudio realizado en la ciudad de Barcelona (España) analizó 100 ratas pardas (Rattus norvegicus), 85 capturadas en el sistema de alcantarillado y 15 de parques. Se investigó la presencia de L. infantum en los bazos de las ratas y se encontró una prevalencia de 7,1% en ratas de parques. Sin embargo, la prevalencia en ratas del alcantarillado fue de 33,3%, con un número estimado de parásitos de hasta más de 2.200.

 

La rata parda cumple con los criterios de reservorio de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En cuanto al precepto de que el reservorio debe ser abundante y longevo, este roedor, es el mamífero más abundante en las ciudades después de los humanos y, debido a la ausencia de depredadores o competidores, suelen vivir hasta tres años.

 

Los estudios demográficos en alcantarillas de Barcelona han revelado que más de 261.000 ratas habitan el sistema de alcantarillado de la ciudad. Por otro lado, respecto a si es necesario un contacto intenso entre el huésped y el flebótomo, las alcantarillas son uno de los sitios de reproducción de los insectos vectores que han sido capturados en las mismas zonas de alcantarillado donde se encontraron ratas positivas para L. infantum.

Además, la prevalencia encontrada en Barcelona fue de 33,3%, superior al 20% indicado por la OMS. En cuanto a si la infección debe ser no patógena y lo suficientemente prolongada, las ratas no mostraron ningún signo claro de esplenomegalia ni de hepatomegalia. Asimismo, también se ha encontrado el parásito en el pelo y la sangre de las ratas, en otras localidades.

 

La temperatura y la humedad aumentan significativamente la eficacia de la transmisión. Por lo tanto, los hospedadores predominantes disponibles para los flebótomos en estas condiciones aumentan el papel del hospedador en la transmisión de Leishmania. Los sistemas de alcantarillado, en particular, ofrecen a los flebótomos condiciones ambientales óptimas para que se produzca la transmisión.

hacen falta más estudio para establecer claramente el papel de reservorio de la leishmaniosis de la rata parda en las ciudades, pero es probable que las poblaciones urbanas de R. norvegicus en alcantarillas contribuyan más eficazmente al mantenimiento de L. infantum en áreas urbanas que los mamíferos silvestres.

 

Leer estudio completo

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donación Fundación iO

DONAR