Streptococcus agalactiae

Características

Coco grampositivo anaerobio facultativo. Se han descrito 10 serotipos en función del polisacárido capsular.

Reservorio

Forma parte de la flora habitual colónica y vaginal de forma transitoria o permanente en cerca del 20% de la población.

Se aconseja realizar estudios de colonización rectal/vaginal en toda mujer embarazada, hacia la 35-37 semana de gestación. La muestra se debe obtener de la secreción del tercio externo de la vagina (sin usar espéculo) y con el mismo escobillón, obtener la segunda muestra rectal.

Infección

Neonatos: Hijo de una madre colonizada, sepsis sin foco aparente y con menor frecuencia meningitis o neumonía de aparición precoz (primera semana y especialmente primeras 24 horas de vida). Infección tardía (hasta >3 meses) bacteriemia, osteomielitis, artritis, meningitis.

Infección urinaria y del tracto genital femenino (endometritis). Celulitis, infección de úlceras, piomiositis, infección del pie diabético, artritis, osteomielitis, neumonía, endocarditis, aneurisma micótico, bacteriemia primaria, meningitis en adultos.

La infección es más frecuente en pacientes ancianos, encamados o residentes en centros geriátricos y en pacientes con diabetes, insuficiencia cardíaca o inmunodepresión.

  • Diagnóstico
  • Cultivo. Hemólisis B en placas de agar sangre
  • MALDI-TOF
  • Técnica de detección de Ag (coaglutinación, CIE, látex)
  • Biología molecular mediante RCP en secreción vaginal, frotis rectal u otros líquidos corporales.

Tratamiento

Penicilina G sódica (12 MU/día en infecciones localizadas y 18 a 24 MU/día en caso de endocarditis o meningitis) ampicilina o amoxicilina (6-9g/día en 4-6 dosis en perfusión continua.

En caso de endocarditis u otra infección grave puede asociarse un aminoglucósido (no se ha descrito resistencia de alto nivel a los aminoglucósidos).

Alternativas: Teicoplanina, vancomicina, una cefalosporina de 1ª o 2ª generación o linezolid.

Resistencias

  • La CMI de penicilina aumenta en presencia de un inóculo elevado.
  • Un 20% de cepas son resistentes a macrólidos y en menor porcentaje lo son a la clindamicina.