Tifus de los matorrales (Scrub typhus)

El tifus de los matorrales, causado por Orientia tsutsugamushi y transmitido por larvas de ácaros trombicúlideos de roedores silvestres es una rickettsiosis situada clásicamente en Asia-Pacífico en el llamado triángulo tsutsugamushi, y está asociada a la ruralidad y a la pobreza, afectando a un millón de personas cada año.

Reciéntemente se han identificado casos en otras localizaciones como Chile.

Mecanismo de transmisión

Es transmitida por la mordedura indolora y, por tanto, inadvertida de larvas de ácaros ambientales de la familia Trombiculidae, conocidos como ácaros de la cosecha o ácaros rojos (en inglés: chigger mites)

Clínica

Clásicamente se presenta como un cuadro febril asociado a exantema y una costra negra o escara en la zona de inoculación. La escara se constituye unos días posteriores a la inoculación, pasando por un estado inicial de pápula eritematosa que se va necrosando en el centro, rodeada a veces de un halo eritematoso. La lesión es pequeña, del tamaño de una quemadura de cigarro y no es dolorosa.

La fiebre aparece uno a dos días después, en forma abrupta, suele ser alta, acompañada de compromiso del estado general, cefalea intensa, dolor retro-ocular, mialgias y sudoración nocturna. Puede haber congestión conjuntival, artralgias, tos, dolor abdominal, disminución de la agudeza auditiva y un compromiso del sensorio que le da el nombre de tifus a la enfermedad (del griego typhos, “estupor que como el humo oscurece y nubla la mente”)