PARÁSITO

Absceso hepático amebiano

El absceso hepático amebiano es causado por la Entamoeba histolytica, el mismo parásito que causa la amebiasis, una infección intestinal también llamada disentería amebiana.

ENFERMEDADES

Absceso hepático amebiano

¿QUIERES SABER CÓMO ES?

IMÁGENES

Pulsa en las imágenes para ampliarlas.

Epidemiología – Factores de riesgo

– Edad entre 20 y 60 años (multiplica el riesgo x10)
– Más frecuente en varones (7-12:1) en niños la distribución por sexos es la misma.
– Las formas clínicas más graves se observan en los pacientes más jóvenes, en los ancianos, en los malnutridos y en embarazadas.
– Población pobre urbana
– Zonas de alta prevalencia

 

 

Patogenia

Entamoeba histolytica provoca la «lisis de los tejidos», tiene gran acción destructiva. Es capaz de producir la destrucción de una amplia gama de células in vitro. La destrucción está mediada por una citólisis que depende del contacto del trofozoito con la célula (depende de una adherencia por una lectina no inhibida por la galactosamina). s posible que además participen otras enzimas proteolíticas amebianas como proteasas y colagenasas o enterotoxinas.

 

 

Clínica

– La historia clínica típica consiste en unos antecedentes de 1-2 semanas de evolución con dolor en cuadrante abdominal superior derecho (hepatomegalia dolorosa – Dolor en espacio intercostal (Signo de Durban), fiebre de entre 38,5-39,5ºC, leucocitosis, aumento de transminasas y fosfatasa alcalina, elevación hemidiafragma derecho, dolor pleurítico / derrame pleural.

 

Características clínicas del absceso hepático amebiano

 

– La mayor parte de los pacientes no presentan una colitis simultánea. Sin embargo es posible descubrir antecedentes de disentería en el último año.
– Hay abscesos amebianos múltiples en el 25-35% de los casos.
– Complicaciones: sobreinfección bacteriana, rotura y diseminación peritoneal/cutánea, diseminación hematógena y abscesos sistémicos.

 

 

Diagnóstico

– Clínico

Hepatomegalia en absceso hepático amebiano

– Estudio de imagen: RX (elevación del hemidiafragma); ECO/TAC/RMN (demostración del absceso)

 

 

– Serología -FAT, aglutinación en látex, ELISA, GD, CAP …- (Se encuentran anticuerpos en el suero hasta en el 97% de los casos) es de gran utilidad en el diagnóstico (Son menos específicas en personas residentes en países de alta endemicidad)

 

– Estudio de heces: parasitológico (Sólo es positivo en el 18% de los casos), detección de antígenos (gran sensibilidad), PCR

 

– Punción diagnóstica (indicaciones limitadas)

 

Abspecto del drenaje de un absceso hepático amebiano

 

 

Diagnóstico diferencial

– Abscesos hepáticos de origen piógeno (Suelen afectar a pacientes >50 años, se presentan con ictericia, prurito, sepsis ó shock y palpación de una masa)
– Hepatoma
– Quiste hidatídico (en pocas veces se manifiesta con fiebre y dolor abdominal)

 

 

Evolución y tratamiento

Debe tratarse mediante la administración de un amebicida tisular: metronidazol(También tinidazol o cloroquina) + amebicida intraluminal (paramomicina, yodoquinol, furoato de diloxanida, tetraciclina).

La mayoría de los pacientes presentan una mejoría clínica al 3-4 día de tratamiento

Indicaciones de drenaje percutáneo: En la mayor parte de los casos no es necesario, salvo que exista fracaso terapéutico, riesgo de ruptura, sospecha de sobreinfección bacteriana, evidencia de rotura.

 

 

Prevención y control

Requiere la interrupción de la transmisión fecal-oral de la forma quística infecciosa del parásito a partir del único reservorio significativo, el ser humano.

Empleo de medidas higiénicas, sanitarias y de tratamiento de las aguas.

Hay perspectivas de elaboración de una vacuna para residentes en zonas endémicas.

¿Quieres recibir nuestro boletín?

Te enviaremos un boletín mensual con un resumen de publicaciones sobre salud y viajes. De vez en cuando también te avisaremos sobre algún evento en el que participemos. Solemos ser breves y nuestros emails molan. 

¡Gracias por suscribirte!