VIRUS

Oropouche Virus

Durante las últimas décadas se ha podido observar una aparición y resurgimiento de infecciones trasmitidas por artrópodos (arbovirus). Estos virus presentan una gran capacidad de adaptación tanto al huésped como al vector y al medio ambiente.

 

De este grupo de virus cabe destacar como patógenos para el ser humano los géneros FlavivirusAlfavirus, y Orthobunyavirus. Una de las problemáticas clínicas y diagnósticas es que la mayoría de ellos, al menos durante las fases iniciales de la infección, producen cuadros febriles prácticamente indistinguibles los unos de los otros.

 

Se han descrito reordenamientos genéticos entre virus diferentes pertenecientes al género Orthobunyavirus, lo cual ha resultado en virus con nuevos mecanismos patogénicos. Así sucedió con el virus Ngari asociado con fiebres hemorrágicas en Kenia y Somalia o la forma de virus Oropouche Iquitos que produjo un brote infeccioso de procesos febriles en Iquitos en 1995.

ENFERMEDADES

OROPUCHE VIRUS

¿QUIERES SABER CÓMO ES?

IMÁGENES

Pulsa en las imágenes para ampliarlas.

Descripción: El virus de Oropouche (OROV) pertenece a la familia Bunyaviridae, del género Orthobunyavirus. Entre los 18 serogrupos descritos en el género Orthobunyavirus, el virus Oropouche se clasifica como serogrupo Simbu.

 

 

Historia

 

El virus se describió por primera vez en Vega de Oropouche, Trinidad, en 1955. Desde entonces se han identificado diferentes brotes de la infección, destacando el brote urbano en Belem, Brasil, en 1961 o el mayor brote registrado, en torno a 100.000 casos, que tuvo lugar en el estado de Para en 1980. En 1992 se detectó por primera vez en Perú, en Iquitos, produciendo 8 casos. También se han notificado casos en Caribe (Trinidad y Tobago), en Centroamérica (Panamá) y en otras regiones de Suramérica como Surinam y Colombia. De este modo se calcula que desde los años 60 ha producido en torno a medio millón de casos en Brasil. Si bien es cierto que la similitud con otras arbovirosis hace que su incidencia real sea desconocida.

 

Dado que se trata de un arbovirus emergente y poco identificado en las Américas, la detección de una muestra positiva y confirmación de un caso requiere la utilización del Anexo 2 del RSI y su consecuente notificación a través de los canales establecidos del Reglamento Sanitario Internacional.

 

 

Epidemiología

 

Llama la atención que es en Brasil donde se registran brotes de cientos de casos, mientras que en otras regiones, como en Perú, los brotes son mucho más limitados. Actualmente se acepta que su distribución abarca principalmente el norte de Sudamérica, considerándose endémico en el noroeste de Brasil.

 

 

Patogenia

 

Es un virus con envuelta cuyo genoma es una cadena de ARN de sentido negativo dividida en tres segmentos S (del inglés small), M (del inglés medium) y L (del inglés large). El segmento S codifica la nucleocápside y proteínas no estructurales, el segmento M las glicoproteínas y el segmento L la polimerasa del virus.

 

Se diferencian tres genotipos basados en el segmento S: genotipo I incluye los OROV aislados en Brasil y Trinidad, genotipo II los aislados en Brasil y Perú, y el genotipo III representado por formas aisladas en Brasil y Panamá.

 

El segmento M es el responsable, en gran medida, de las diferentes capacidades patogénicas de los virus del género Orthobunyavirus.

 

 

Ciclo biológico

 

Presenta tanto un ciclo urbano como uno selvático. En el ciclo epidémico urbano, el ser humano es el huésped amplificador. Los vectores responsables de las transmisión en el ciclo selvático son los mosquitos Aedes y Culex (Coquillettidia venezuelensis en Trinidad, Ochlerotatus serratus y Culex quinquefasciatus en Brasil), mientras que en el ciclo urbano es Culicoides paraensis el principal vector.

 

Como posibles reservorios del virus en el ciclo selvático se ha aislado éste en el tití de pincel negro y en el perezoso de tres dedos y quizás en las aves.

 

 

Clínica (sintomatología)

 

Presenta un periodo de incubación de 4 a 8 días (rango entre 3 y 12 días). El cuadro clínico, la fiebre por virus Oropouche, es muy similar al dengue. Cursa con fiebre elevada, dolores articulares, mialgias, cefalea, escalofríos, erupción cutánea y y a veces náuseas y vómitos persistentes hasta 5 a 7 días.. La viremia es detectable en sangre durante 5-6 días. La mayoría de los casos se recuperan dentro de los 7 días, sin embargo, en algunos pacientes, la convalecencia puede demorar semanas.

 

Si bien la mayoría de los procesos clínicos son autolimitados y no son graves, se han descrito casos de meningoencefalitis, de tal modo que en algunas series se recogen de un 6-7% de casos de meningoencefalitis entre los pacientes confirmados con fiebre de Oropouche. De las diferentes vías por las cuales un virus alcanza el sistema nervioso central, las dos principales serían la migración desde nervios periféricos o a través de la barrera hematoencefálica. Parece que el OROV lo hace siguiendo la ruta neuronal, desde donde alcanza la médula espinal y de ahí terminar por llegar al cerebro. Con el progreso de la infección y si se alcanzan niveles altos de viremia también puede darse la invasión a través de la barrera hematoencefálica.

 

 

Diagnóstico

 

El diagnóstico microbiológico no se realiza de rutina en los laboratorios nacionales.

 

Durante la fase aguda de la enfermedad, que dura habitualmente entre 2 y 7 días, es posible detectar el material genético del virus (ARN) por métodos moleculares (RT-PCR) en muestras de suero. Aunque también es posible detectar el ARN en líquido cefalorraquídeo (LCR) en aquellos casos que se presentan con meningitis aséptica (complicación poco frecuente de la fiebre de Oropouche). La mayoría de los métodos
moleculares se basan en la detección del segmento genético conservado S.

 

El aislamiento viral, que se puede hacer con las mismas muestras utilizadas para la RT-PCR, no se considera un método de diagnóstico, sino una herramienta para caracterización e investigación y por tanto no se aplica de manera rutinaria ni es un requisito para la confirmación del diagnóstico.

 

Respecto a los métodos serológicos, los anticuerpos contra OROV en general pueden ser detectados en suero a partir del quinto día después del inicio de los síntomas. El diagnóstico serológico de OROV está basado en métodos caseros (in-house), como la neutralización por reducción de placas (PRNT), la fijación de complemento, la inmunofluorescencia, la inhibición de la hemaglutinación y el ELISA IgM e IgG. Los anticuerpos también se pueden detectar en muestras de LCR disponibles.

 

En el diagnóstico diferencial es importante tener en cuenta el dengue, el virus Mayaro, la infección por virus zika o la fiebre de chikungunya. En las zonas donde se están produciendo un número considerable de casos confirmados por OROV, la OMS recomienda que dada la presentación clínica de la fiebre de Oropouche, para la detección y seguimiento se sugiere procesar las muestras agudas (hasta 7 días de iniciados los síntomas) provenientes de la vigilancia de dengue, que cumplen con una definición de caso sospechoso de dengue, pero que resultan negativas para la detección molecular del virus del dengue. Dependiendo de la capacidad del laboratorio y del contexto epidemiológico, se puede procesar un porcentaje de las muestras agudas negativas para detección molecular de dengue (que puede variar entre el 10% al 30%) o un número limitado de muestras representativas.

 

Debido a la naturaleza segmentada de su genoma, el virus OROV está sujeto a reordenamiento genómico, un fenómeno importante que genera diversidad viral dentro de la especie Orthobunyavirus oropoucheense. Así, se han descrito varios recombinantes dentro de esta especie como los virus Iquitos, Madre de Dios y Perdões, que contienen los mismos segmentos L y S que OROV pero diferentes segmentos M. Por esta razón y para ampliar el conocimiento de este virus, la vigilancia genómica también puede ser implementada donde haya capacidad y sin dejar de lado la prioridad del diagnóstico y la detección oportuna.

 

Tratamiento

 

No existe un tratamiento etiológico dirigido. Se pueden utilizar antitérmicos y analgésicos para paliar los síntomas. Se pueden utilizar antiinflamatorios una vez descartada la infección por dengue.

 

 

Prevención

 

La proximidad de criaderos de mosquitos a los lugares de habitación humana es un factor de riesgo importante para la infección por OROV. Las medidas de control vectorial se enfocan en la reducción de las poblaciones de mosquitos mediante la identificación y eliminación de los lugares de desarrollo y reposo de los vectores. Estas medidas incluyen:

 

  • El fomento de buenas prácticas agrícolas para evitar la acumulación de residuos que sirvan de sitios de reproducción y reposo.
  • El rellenado o drenaje de colecciones de agua, charcas o sitios de anegación temporal que pueden servir como sitios de oviposición de las hembras y criaderos de larvas de mosquitos.
  • Eliminación de la maleza alrededor de los predios para disminuir los sitios de reposo y refugio de los mosquitos.

 

Adicionalmente se deben tomar medidas para prevenir la picadura de los vectores. Entre estas medidas se encuentran:

  • Protección de viviendas con mosquiteros de malla fina en puertas y ventanas, de esta manera también se previenen otras arbovirosis.
  • Uso de prendas que cubran las piernas y brazos, sobre todo en casas donde existe alguien enfermo.
  • Uso de repelentes que contienen DEET, IR3535 o Icaridina, los cuales se pueden aplicar en la piel expuesta o en ropa de vestir, y su uso debe estar en estricta conformidad con las instrucciones de la etiqueta del producto.
  • Uso de mosquiteros impregnados o no con insecticidas para quienes duermen durante el día (por ejemplo, mujeres embarazadas, bebés, personas enfermas o postradas en cama, ancianos).
  • En situaciones de brote se deben evitar las actividades al aire libre durante el periodo de mayor actividad de los mosquitos (al amanecer y atardecer).
  • En el caso de personas con mayor riesgo de picadura como trabajadores forestales, agrícolas etc. Se recomienda el uso de prendas que cubran las partes expuestas del cuerpo.

 

Tomando en cuenta las características ecológicas de los principales vectores de OROV, es importante considerar que la decisión de llevar a cabo actividades de control vectorial con insecticidas depende de los datos de la vigilancia entomológica y las variables que pueden condicionar un incremento en el riesgo de transmisión. En áreas de transmisión, la fumigación con insecticidas puede ser una medida adicional, cuando sea técnicamente recomendable y factible.

 

También es importante realizar estudios entomológicos para conocer la presencia del virus en los mosquitos y su posible capacidad de transmisión.

 

Enlaces y bibliografía relacionada

 

  • Forshey, B. M., Guevara, C., Laguna-Torres, V. A., Cespedes, M., Vargas, J., Gianella, A., et al. (2010). Arboviral Etiologies of Acute Febrile Illnesses in Western South America, 2000–2007. PLoS Neglected Tropical Diseases, 4(8), e787–14. Enlace
  • Mourão, M. P. G., Bastos, M. de S., Figueiredo, R. M. P. de, Gimaque, J. B. de L., Alves, V. D. C. R., Saraiva, M. D. G. G., et al. (2015). Arboviral diseases in the Western Brazilian Amazon: a perspective and analysis from a tertiary health & research center in Manaus, State of Amazonas. Revista Da Sociedade Brasileira De Medicina Tropical, 48, 20–26. Enlace
  • Hughes, J., Nunes, M. R. T., Vasconcelos, P. F. C., Acrani, G. O., Azevedo, R. S. S., Rodrigues, S. G., et al. (2015). Genetic analysis of members of the species Oropouche virus and identification of a novel M segment sequence. Journal of General Virology, 96(7), 1636–1650. Enlace
  • Aguilar, P. V., Barrett, A. D., Saeed, M. F., Watts, D. M., Russell, K., Guevara, C., et al. (2011). Iquitos Virus: A Novel Reassortant Orthobunyavirus Associated with Human Illness in Peru. PLoS Neglected Tropical Diseases, 5(9), e1315–10. Enlace
  • Santos, R., Bueno-Júnior, L., Ruggiero, R., Almeida, M., Silva, M., Paula, F., et al. (2014). Spread of Oropouche Virus into the Central Nervous System in Mouse. Viruses, 6(10), 3827–3836. Enlace
  • Alerta epidemiológica – Oropouche en la Región de las Américas – 2 de febrero del 2024. Paho.org. Retrieved February 6, 2024, Enlace

 

Revisado por Dr. Fernando de la Calle Prieto. Hospital La Paz-Carlos III (Julio 2016) Actualizado por el Equipo de Fundación iO (6 Febrero 2024)

 

9 junio 2024. Caso de virus Oropouche en viajero a Cuba

Se ha informado un caso de infección por el virus Oropouche en un viajero italiano que regresaba de Cuba.

La paciente, mujer de 26 años sin antecedentes médicos de interés, visitó Ciego de Ávila, Cuba, del 12 al 26 de mayo de 2024, en calidad de VFR (Visiting Friends and Relatives). Presentó síntomas a su regreso a Italia el 26 de may[…]

28 mayo 2024. Presencia de virus Oropouche en Cuba

Autoridades de salud de Cuba han confirmado la presencia en la provincia de Santiago de Cuba de casos de virus Oropouche

Se ha identificado la presencia del virus en dos áreas de Salud de los municipios de Santiago de Cuba ( Ernesto Guevara) y Songo La Maya (Carlos J. Finlay), a partir de muestras estudiadas en el laboratorio nacional de ref[…]

28 mayo 2024. Virus Oropouche en Brasil. 5102 casos este año

Autoridades de salud de Brasil han notificado en lo que va de año 5102 casos de virus Oropouche en el país. De ese total, 2 907, en Amazonas y 1 528 en Rondônia. Los casos restantes fueron registrados o están bajo investigación en once estados de las regiones Norte, Nordeste, Sudeste y Sur.

Los casos se están extendiendo por todo Bras[…]

10 mayo 2024. Situación del virus Oropuche en Perú. 259 casos confirmados

En Perú, entre el 1 de enero y el 4 de mayo de 2024, se han registrado 259 casos confirmados de Oropouche en cuatro departamentos, siendo el mayor número de casos reportados a la fecha en este país.

Los departamentos en donde se notificaron los casos confirmados son:
Loreto (n=182), Madre de Dios (n=43), Ucayali (n=26) y Huánuco (n=8).
[…]

10 mayo 2024. Situación del virus Oropuche en Colombia. 38 casos confirmados

En Colombia, del 1 de enero al 4 de mayo de 2024, se detectaron 38 casos confirmados de Oropouche en tres departamentos del país: Amazonas (n=35), Caquetá (n=1), y Meta (n=1), adicionalmente se identificó un caso procedente de Tabatinga, Brasil. Los casos fueron identificados mediante una estrategia retrospectiva de búsqueda de casos por l[…]

10 mayo 2024. Situación del virus Oropuche en Brasil. 4.583 casos confirmados

En Brasil, desde el 1 de enero al 4 de mayo de 2024, se detectaron 4.583 casos confirmados de OROV.

La mayoría de los casos han tenido como lugar probable de infección municipios de los estados del norte. La región amazónica, considerada endémica, concentra el 93% de los casos registrados en el país: Amazonas (n=2.910), Rondônia (n=1.[…]

10 mayo 2024. Situación del virus Oropuche en Bolivia

En Bolivia, durante el 2024, hasta el 4 de mayo de 2024, se han notificado 1.856 casos sospechosos de Oropouche, de los cuales 313 han sido confirmados, por prueba de laboratorio RT-PCR en tiempo real.

Se ha registrado la transmisión en tres departamentos y la confirmación por laboratorio en 16 municipios, siendo cuatro los nuevos municipi[…]

1 mayo 2024. Virus Oropouche en Río de Janeiro, Brasil

Autoridades de Salud de Brasil han confirmado de diez casos de fiebre de Oropouche en el estado de Río de Janeiro.

Los casos fueron registrados entre el 9 y el 18 de abril en los municipios de Japeri, Valença, Piraí y Río de Janeiro y están siendo investigados, con el fin de verificar si son autóctonos (transmisión local) o importado[…]

15 abril 2024. Virus Oropouche en Colombia

El 12 de marzo del 2024, Colombia notificó dos casos positivos de Oropouche, identificados
en muestras de los departamentos de Amazonas y Meta de un total de 187 muestras
recolectadas en el 2024 de todo el país.

Las muestras fueron obtenidas mediante una estrategia retrospectiva de búsqueda de casos por laboratorio implementada por el Ins[…]

14 abril 2024. Virus Oropouche en Brasil

En Brasil, a partir de 2023, la detección de casos del virus Oropouche (OROV) en los estados de la región
amazónica, considerada endémica, ha aumentado como resultado de la descentralización
del diagnóstico biomolecular a una parte de los Laboratorios Centrales de Salud Pública del
país.

En 2023, 832 muestras tuvieron diagnóstico de[…]