26 febrero, 2024

26 febrero 2024. Sequía en Tenerife. Declaración de la emergencia hídrica

El Cabildo de Tenerife ratificará la declaración de emergencia hídrica para la Isla en el próximo Pleno que se celebrará el viernes 1 de marzo de 2024. El grupo de gobierno presentará una moción que busca el consenso de todos los grupos para en “bloque” afrontar uno de los principales problemas actuales de los agricultores y ganadores de la Isla: la escasez de agua para cultivo y regadío.

 

A fecha de 1 de febrero de 2024, cuando ha pasado ya buena parte de la estación habitual de lluvias, el nivel de almacenamiento de las balsas de BALTEN está en el 34,6%. Los embalses de la zona norte de la Isla se encuentran a un 23,2% de su capacidad, siendo las presas de Buen Paso (9,4%), en Icod de los Vinos; La Tabona (12,1%), en La Guancha; y Llanos de Mesa (14,8%), en San Juan de la Rambla, las que tienen menos agua en su interior. En la zona sur, las balsas de El Saltadero (17,7%), en Granadilla de Abona, y el Depósito de Copabona (II) (25,4%), en Arico son los que tienen menos agua acumulada.

 

La Corporación tinerfeña anunció 14 medidas que tienen que ver con la mejora de infraestructuras, especialmente para la demanda de riego y que se proyectarán en varios tramos temporales. En el corto plazo, el Cabildo impulsará nuevos sistemas de desalación de aguas regeneradas y la mejora de las redes de distribución en determinados sectores de la Isla. Dentro de las principales acciones que se impulsarán hay algunas que están presupuestadas en el ejercicio presente como: la instalación de un módulo móvil de desalación en el Valle de Güimar, otro en el Valle de La Orotava y también en la Isla Baja, así como el incremento del terciario El Chorrillo. Operaciones cortoplacistas que rondan los nueve millones de euros y otras, a futuro, por valor de 18 millones.

 

Las precipitaciones han bajado en todas las estaciones analizadas, entre un 15 y un 40%; y que la evapotranspiración ha subido principalmente en las Medianías con aumentos de entre un 10 y un 25%, en consonancia con el aumento de la temperatura media del aire y el aumento de la radiación solar. Estas situaciones han derivado en que los aportes de agua para los cultivos hayan aumentado al disminuir la precipitación en torno a un 15 y un 30% lo que agravará que los agricultores de la zona norte tengan pérdidas de soches, mermas en las producciones y una importante reducción de los ingresos, si no se ponen en marcha medidas que tendrán que estar respaldadas por esta declaración de emergencia.

 

Riesgos locales España

 

Más información sobre sequía en España

 

  • 202327 noviembre Barcelona, Cataluña, situación de preemergencia; Agosto Doñana

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donación Fundación iO

DONAR