12 abril, 2023

Situación de la Leishmaniosis en España. Datos 2021

La Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) de España ha publicado recientemente los resultados de la vigilancia de las enfermedades transmisibles en España en 2021 —último año disponible—, en el que recogen la incidencia de numerosas patologías.

 

Entre ellas, destaca la leishmaniosis, donde el perro es el reservorio principal en España, aunque otros mamíferos también tienen un papel en su epidemiología (gatos, roedores y otras especies silvestres, como la liebre, cuyo papel como reservorio tuvo gran importancia en el foco de Fuenlabrada (Madrid) de 2009, el más grande de Europa)

 

Según este informe, con 344 casos, la leishmaniosis fue la segunda enfermedad transmitida por vectores más común en España en 2021, solo superada por la malaria, aunque hay que subrayar en este punto que solo 13 de los 465 casos registrados ese año fueron autóctonos, mientras que el resto fueron importados. Solo 2 casos de leishmaniosis procedían de fuera de nuestras fronteras, por lo que es la enfermedad transmitida por vectores más común en España si se excluyen los casos importados. Se trata, por tanto, de una enfermedad de importancia en salud pública, al ser endémica en algunas zonas, especialmente en el área mediterránea, aunque se empieza a detectar en otras regiones.

 

Según los últimos datos de los que se disponen, la enfermedad ya está presente en todo el país, incluido el norte, aunque en unas zonas hay más incidencia que en otras.

 

Según un informe del pasado año del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, en España la leishmaniosis ha aumentado en los últimos 15 años. En este sentido, recuerdan que, entre 2004 y 2008, el promedio anual de casos de leishmaniosis visceral notificados fue de 117, sin casos de leishmaniosis cutánea notificados. Ya en 2014 España informó de 191 casos entre leishmaniosis cutánea y visceral, en 2015 fueron 169, y en 2016 alcanzaron los 197. Fue en 2017 cuando los casos se dispararon hasta los 420 y en 2018 fueron 356.

 

Los casos provinieron de todas las regiones y la incidencia fue más alta en las zonas costeras del este y sur del Mediterráneo, las Islas Baleares y las provincias de interior de Jaén, Córdoba, Toledo y Madrid.

 

En esta línea, recientemente el Gobierno de Andalucía informaba sobre la incidencia de esta enfermedad en la región. Así, en el periodo 2017-2021 se declararon en la comunidad andaluza 180 casos de leishmaniosis, sin que ninguno estuviera relacionado con ningún brote. En 2019 se alcanzó el pico de casos (42), que se redujo a la mitad en 2020 (24), seguramente debido a la pandemia de Covid-19, y subió a los 34 en 2021.

 

Fuente

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donación Fundación iO

DONAR