10 mayo, 2022

Mayo 2022. Cambio climático. Tormentas de arena en Iraq

Iraq es un país particularmente vulnerable al cambio climático, ya que en los últimos años ha sido testigo de bajas precipitaciones récord y altas temperaturas. Los expertos han dicho que estos factores amenazan con provocar un desastre social y económico en el país.

 

Más de 1.000 iraquíes fueron trasladados de urgencia al hospital con problemas respiratorios el 5 de mayo debido a una tormenta de arena, la séptima que azota el país en el último mes.

 

Los residentes de seis de las 18 provincias de Iraq, incluidas Bagdad y la vasta región occidental de Al-Anbar, se despertaron una vez más con una espesa nube de polvo que cubría el cielo.

 

Las autoridades de las provincias de Al-Anbar y Kirkuk, al norte de la capital, instaron a las personas a permanecer en sus casas. Los hospitales de la provincia de Al-Anbar recibieron a más de 700 pacientes con dificultades respiratorias.

 

La provincia central de Salaheddin reportó más de 300 casos, mientras que la provincia central de Diwaniya y la provincia de Najaf, al sur de Bagdad, registraron cada una alrededor de 100 casos.

 

En noviembre, el Banco Mundial advirtió que Irak podría sufrir una caída de 20% en los recursos hídricos para 2050 debido al cambio climático. A principios de abril, un funcionario del gobierno advirtió que Irak podría enfrentar “272 días de polvo” al año en las próximas décadas. El Ministerio de Medio Ambiente dijo que el fenómeno meteorológico podría abordarse “aumentando la cobertura vegetal y creando bosques que actúen como cortavientos

 

Riesgos locales Iraq

 

 

Las tormentas de arena surgen a medida que aumenta la fuerza del viento, pasando sobre partículas de arena sueltas en la superficie de la tierra; las partículas de arena primero comienzan a vibrar, luego a saltar, golpeando repetidamente el suelo, aflojando y rompiendo partículas más pequeñas de arena, que luego comienzan a viajar en suspensión. Una masa de aire ascendente resultante del aire más frío que pasa sobre suelo caliente, lleva la arena suspendida hacia arriba. Las tormentas de arena pueden ser peligrosas para viajar, con visibilidad reducida, borrando rutas terrestres y aéreas y causando un impacto socioeconómico negativo general en todos los sectores.

La salud humana también se ve afectada, aumentando el número y la gravedad de los ataques de asma, provocando o agravando las bronquitis y reduciendo la capacidad del organismo para combatir las infecciones. Los hospitales se ven desbordados por el tratamiento de afecciones respiratorias agudas y crónicas causadas por estas tormentas de arena.

Las tormentas de arena también podrían aerosolizar toxinas y patógenos del suelo, como Bacillus anthracis, Clostridium botulinum, Listeria monocytogenes, Coccidioides immitis y C. posadasii, exponiendo a las personas a infecciones por inhalación o contaminación de los alimentos.

Las tormentas de arena son un problema persistente en Irak, especialmente durante el verano, desde mediados de junio hasta mediados de septiembre, debido a un fuerte viento, llamado Shamal, que sopla desde el norte y el noroeste sobre la llanura aluvial de los ríos Tigris y Éufrates en Irak. Desde abril hasta principios de junio y nuevamente desde fines de septiembre hasta noviembre, Irak también se ve afectado por el Sharqi del sur y sureste (viento cálido y polvoriento). Estos dos vientos generan severas tormentas de arena en la región. El creciente problema de las tormentas de arena en Irak se ha atribuido a prácticas
agrícolas inadecuadas, la mala gestión de los recursos hídricos y el cambio climático.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Donación Fundación iO

DONAR