30 noviembre, 2021

Variante Omicron de SARS-CoV2

El Grupo Técnico Asesor sobre la Evolución del SARS-CoV-2 (TAG-VE) es un grupo independiente de expertos que monitorea y evalúa periódicamente la evolución del SARSCoV-2 y analiza si las mutaciones específicas y combinaciones de mutaciones alteran el comportamiento del virus. El TAG-VE fue convocado el 26 de noviembre de 2021 para evaluar la variante B.1.1.529 del SARS-CoV-2.

 

Esta variante fue notificada por primera vez a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por Sudáfrica el 24 de noviembre de 2021. La situación epidemiológica en Sudáfrica se ha caracterizado por tres picos distintos en los casos notificados, el último de los cuales fue predominantemente causado por la variante Delta. En las últimas semanas, las infecciones han aumentado de forma pronunciada, coincidiendo con la detección de la variante B.1.1.529. La primera infección confirmada conocida por B.1.1.529 fue de una muestra recolectada el 9 de noviembre de 2021.

 

Hay varios estudios en curso y el TAG-VE continuará evaluando esta variante. La OMS comunicará los nuevos hallazgos a los Estados Miembros y al público según sea necesario. 

Con base en la evidencia presentada, que indica acerca de un cambio perjudicial en la epidemiología de la COVID-19, el TAG-VE ha informado a la OMS que esta variante debe considerarse como una VOC, y la OMS ha designado a B.1.1.529 como una VOC, a la que denominó Omicron.

Como tal, solicita a los países las siguientes actividades:

  • Mejorar los esfuerzos de vigilancia y secuenciación para comprender mejor las variantes circulantes del SARS-CoV-2.
  • Enviar secuencias genómicas completas y metadatos asociados a una base de datos disponible públicamente, como la Iniciativa Global para Compartir Todos los Datos sobre Influenza (GISAID).
  • Notificar los casos/clústeres iniciales asociados con la infección por VOC a la OMS a través<del mecanismo del Reglamento Sanitario Internacional.
  • Donde exista capacidad y en coordinación con la comunidad internacional, realizar investigaciones de campo y evaluaciones de laboratorio para mejorar la comprensión de los impactos potenciales de la VOC en la epidemiología de la COVID-19, la gravedad, la eficacia de las<medidas sociales y de salud pública, los métodos de diagnóstico, las respuestas inmunitarias, la neutralización de anticuerpos, u otras características relevantes.

 

Una variante de interés (VOI) del SARS-CoV-2 es aquella que:

 

• Presenta cambios genéticos que se predice o se sabe que afectan las características del virus, tales como transmisibilidad, gravedad de la enfermedad, escape inmunológico, escape diagnóstico o terapéutico; y
• Que ha sido identificada como causante de una transmisión comunitaria significativa o de múltiples clústeres de COVID-19, en varios países con una prevalencia relativa creciente junto con un número creciente de casos a lo largo del tiempo, u otros impactos epidemiológicos aparentes que sugieren un riesgo emergente para la salud pública mundial.

 

Una variante de preocupación (VOC) del SARS-CoV-2 es aquella que cumple con la definición de una VOI y, a través de una evaluación comparativa, se ha demostrado que está asociada con uno o más de los siguientes cambios en un grado de importancia para la salud pública mundial:

 

• Aumento de la transmisibilidad o cambio perjudicial en la epidemiología de la COVID-19; o
• Aumento de la virulencia o cambio en la presentación clínica de la enfermedad; o
• Disminución de la eficacia de las medidas sociales y de salud pública o de los diagnósticos, vacunas y terapias disponibles.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donación Fundación iO

DONAR