Erizos de mar

Los erizos de mar son seres invertebrados que pertenecen a la Clase Equinoidea, clasificándose en Equinoideos regulares (propios de playas rocosas) e irregulares (viven enterrados en la arena)

 

Tienen forma globosa, carecen de brazos y poseen un esqueleto interno constituido por placas calcáreas unidas entre si, y esto es lo que forma el caparazón, en donde insertadas en el, se encuentran las espinas o púas móviles, responsables de las diversas complicaciones que pueden ocasionar si nos clavamos una o varias de ellas.

 

En ellas existen unas estructuras llamadas pedicelarios, que poseen un bulbo brillante en la punta que con el contacto se abre y aparecen tres púas que contienen veneno, más o menos potente dependiendo de la especie.

 

 

Los erizos de mar viven en todos los fondos marinos, incluso a 2500 metros de profundidad y zonas rocosas, se cree que ya existían en el Silúrico y comprenden unas 950 especies.

 

 

La mayoría no son venenosos, solo algunas especies tropicales poseen unas púas de casi 30 cm de largo que finalizan en unos sacos llenos de veneno a base de glicoides, serotonina y sustancias similares a la acetilcolina. Su mayor o menor efecto dependerá de:

 

  • La especie de erizo
  • La cantidad de púas que se hayan clavado
  • La edad y peso de la persona
  • La correcta extracción de las mismas

 

¿Qué síntomas produce?

 

Los principales son dolor, escozor, enrojecimiento (eritema) y según la especie otra sintomatología.

 

Los llamados erizos de fuego (tropicales) son muy venenosos y ocasionan intenso dolor, eritema agudo, a veces ulceraciones, entumecimiento del miembro herido, cierta parálisis muscular y parestesias (calambres y hormigueos en las extremidades).

 

Hay algunas especies cuyas púas son extremadamente finas y afiladas lo que complica su extracción, pudiendo partirse con el consiguiente riesgo de infección y, si se alojan cerca de hueso o de una articulación, causar periostitis o sinovitis, y tener que recurrir para su extracción a una pequeña intervención quirúrgica. Se deben observar la aparición de signos de infección.

 

 

Tratamiento

 

  • Lo primero extraer las púas con ayuda de unas pinzas o aguja esterilizada, si no salen fácilmente reblandecer sumergiendo la zona en agua templada con sal, si aun así no pudiéramos quitarlas acudir a un centro de salud.
  • Posteriormente lavar bien con agua y jabón y aplicar un antiséptico tipo povidona yodada (Betadine®) y una crema con antibiótico.
  • Vendar o tapar si fuera necesario, con vendaje suelto.
  • Si el número de púas ha sido elevado acudir a un centro de salud para valorar vacuna antitetánica.
  • Vigilar 24 horas por si aparecen otros síntomas.
  • Administrar analgésicos para el dolor.

 

Precauciones ante los erizos

 

Si observamos la presencia de erizos: Avisar a los vigilantes para que señalicen la zona y avisen de la presencia de erizos.

 

Consejos básicos que no debes olvidar

 

  • Si frecuentas un área donde existen erizos, trata de usar zapatos de agua para evitar la picadura al pisar accidentalmente a uno. Busca atención médica inmediata si tienes varias heridas por punción, fatiga, debilidad, dolor muscular o dificultad para mover los brazos o las piernas. Además, busca ayuda inmediata si desarrollas signos de una reacción alérgica grave: problemas para respirar, dolor de pecho, urticaria, enrojecimiento de la piel o hinchazón de los labios o de la lengua.
  • Sus púas pueden romperse en el interior de la piel y dar lugar a reacciones en los tejidos. Deben ser extraídas para evitar problemas posteriores, y siempre si afectan a zonas articulares o de apoyo. Las púas deben quitarse lo antes posible.

 

 

Baños en el mar, ríos, lagos…

Botiquín del viajero

 

 

¿Quieres recibir nuestro boletín?

Te enviaremos un boletín mensual con un resumen de publicaciones sobre salud y viajes. De vez en cuando también te avisaremos sobre algún evento en el que participemos. Solemos ser breves y nuestros emails molan. 

¡Gracias por suscribirte!